Muñecas sexuales, infidelidad o juguete sexual

Esa hermosa mujer capaz de atrapar todas las miradas, la que todos desearían tener para sí, esa misma es la que te está quitando la atención de tu pareja; ella es una muñeca erótica. ¿Cómo reaccionar? ¿Qué hacer? ¿Es competencia para ti? A continuación analizaremos esta situación y sus aristas, para ser capaces de ver el todo de ellos y sus consecuencias.

Las muñecas sexuales se pueden llegar a considerar un juguete sexual

Los juguetes sexuales se pueden definir como asistentes de masturbación, los cuales son adquiridos para ser utilizados en pareja o en solitario, existen juguetes tanto para hombres como para mujeres; siendo los femeninos más comunes entre los cuales se encuentran los dildos (mal llamados consoladores) con vibración o sin ella, los juguetes se caracterizan por la discreción que brindan gracias a su reducido tamaño que permite guardarlos en cualquier lugar y que pasen desapercibidos.

Ahora bien, ¿a una muñeca erótica puede considerársele como juguete sexual?

Ellas tienen toda la apariencia física de una mujer real, pero finalmente son objetos inanimados y en los casos de muñecas con inteligencia artificial robótica aunque pareciera que realmente hay una interacción con ellas, las muñecas tan solo estarían efectuando lo que se ha programado en el computador integrado en sus cuerpos, y desde el que se les dirige. Por otra parte tampoco son capaces de sentir ni física ni emocionalmente, y finalmente el estar hechas de materiales como la silicona médica del cual se fabrican muchos juguetes para adultos es el mejor indicio de que son juguetes sexuales aunque de gran tamaño e hiperrealismo.

Se puede considerar el sexo con muñecas sexuales como infidelidad

Los problemas a causa de uso de una real doll pueden hacerse presentes, aunque no es el deber ser seguramente hay personas a quienes en razón de sus inseguridades emocionales y psicológicas, estas chicas de plástico les resulten una verdadera competencia e intrusa en sus vidas.

También puede encontrarse la causa del desacuerdo en la otra parte de la relación, pues como se ha mencionado en otros artículos de esta web hay quienes realmente desarrollan afectos y apego hacia la muñeca, llegando al grado de dar más atención y cuidados a la muñeca que a la relación.

Cuando se pierde la capacidad de ver a un objeto como tal y se desarrolla la objetofilia (sentir atracción y emociones por un objeto), es cuando la masturbación o simulación de sexo con muñecas eróticas reviste un problema para ambos, y aunque no se configure como tal una infidelidad porque no hay la intención de una tercera “persona”, sí se abren grandes brechas en la relación que de no buscárseles la mejor solución pueden terminar en ruptura.

Hay quienes realmente desarrollan afectos y apego hacia la muñeca llegando al grado de dar más atención y cuidado a la muñeca que a la relación.

El uso de muñecas sexuales es una opción válida, como lo sería utilizar un modelo de zapatos o comer tal tipo de comida, es decir que es una decisión puramente personal, en la cual nadie debe intervenir más que quien la vaya a usar, pero no por ello se debe ignorar la opinión de la pareja si es el caso, tampoco se debe olvidar que es un simple juguete que al terminarse de usar será almacenado y solo volverá a hacer aparición en una que otra ocasión. Nunca podrá compararse el tener sexo con una muñeca erótica con una infidelidad, pero sí es de suma importancia estar consciente de que un objeto jamás llegue a suplir la compañía de la pareja.

En todo caso el tener una muñeca lo ideal es que sea bajo el conocimiento del otro y en el mejor de los casos como instrumento de placer de ambos. 

Para estar informado cada día, síguenos !!

Twitter: @universosensualInstagram: @universosensual

Twitter: @SexDolls_ModelsInstagram: @sexdolls_models

Comparte nuestros contenidos !!

Be the first to comment

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.